Ficción Aplicada: el Inventor del Tiempo - Parte 2

El proceso en el que el hombre pasó de ser un ser nómada a sedentario fue muy lento. Influyó mucho que hace 10,000 años se descubriera la agricultura. Pero algo que hoy nos parece muy evidente, no lo era para este hombre, la clave para llegar a ese descubrimiento tiene que ver con la observación de los ciclos de la naturaleza, los cambios de las cuatro estaciones de tiempo y el movimiento (para un observador en la tierra) de los cuerpos celestes.

Veamos un caso particular y muy sencillo de entender sobre este tema: al suroeste de la ciudad de Londres existe una planicie ideal para el cultivo de cereales, esta zona es buen lugar para observar el cielo y darse cuenta que el cambio de estación climatológica tiene una relación directa con ciertos acontecimientos cíclicos de movimientos de cuerpos celestes. Cierto día especial del año, al amanecer, el sol sale en un punto muy particular, este día es cuando más tiempo de luz solar se tiene (la noche más corta), e indica el inicio de la estación más calurosa: el verano. Seis meses después tenemos que, al atardecer, el sol se oculta exactamente a 180 grados al otro lado del horizonte de este mismo punto, ahora tenemos la noche más larga del año.

Tener esta información hace 10,000 años era vital, pues, una vez descubierta la agricultura, era necesario saber cuándo era el mejor momento para sembrar las semillas, y cuándo era el mejor para cosechar la siembra. Y los dos eventos estaban marcados por estos dos fenómenos celestiales: el solsticio de verano y el solsticio de invierno. Este fechas eran consideradas sagradas por esos hombres, y ha trascendido tanto que hoy en día se sigue celebrando la fecha en que llega el día más largo: la noche de San Juan.

Pero regresando al sur de Inglaterra, y 10,000 años atrás, un grupo de hombres que ya habían observado este hecho, y buscando la manera de saber exactamente cuando acontecía la llegada de los solsticios; primero trato de marcarlo usando puntos de referencia: una montaña, un conjunto de árboles, alguna roca enorme, etc. Pero resultó mejor encontrar una zona ideal para observar todo el paisaje, y levantar las referencias con los elementos que tenían a la mano: enormes rocas. Y para darles una mejor estética, y un mejor forma de marcar las referencias, estas rocas estaban talladas y colocadas de una forma armónica. Y así es como se construyeron monumentos como Stonehenge.


Este monumento, es principalmente una herramienta construida por el hombre para obtener información de su entorno. Los seres humanos no somos los únicos animales que usan herramientas, muchos simios usan palos y piedras, pero construir nuestras propias herramientas, es decir, elementos artificiales, es una característica propia del ser humano. Una forma de estudiar la evolución del hombre y su inteligencia, tiene que ver con que herramientas utilizaba y que objetos artificiales construía.

Obtener información del entorno tampoco es una característica exclusiva del ser humano, todos los animales necesitan obtener información del medio ambiente para poder sobrevivir. Pero lo que nos hace diferentes al resto de los animales, es que el hombre usa herramientas para obtener esa información, trasciende a su cuerpo y transmite esa información a otros hombres mediante sus diferentes estrategias de lenguaje.

La información tiene valor en la forma en que se interpreta, se procesa y se utiliza: esto es conocimiento. En el ejemplo, el hombre utiliza la información de los movimientos de los cuerpos celestes para ajustar sus actividades agrícolas y obtener una buena cosecha. Y al igual que los hombres de hace 10,000 años, nosotros seguimos usando diferentes aditamentos artificiales, obtenemos información,solo que ahora tenemos tanta información que incluso hemos tenido que desarrollar otras herramientas artificiales para procesar esa misma información y generar conocimiento.

Crear herramientas para obtener información y generar conocimiento es uno de los mejores regalos que el hombre se ha hecho así mismo. Pero a veces la información no se interpreta de una forma acertada. Que los ciclos del tiempo estuvieran marcadas de una forma tan exacta, por cuerpos celestes y fueran vitales para la supervivencia del hombre se interpretaron como una acción directa de seres superiores, invisibles y eternos: los dioses.

Y al mismo tiempo que el hombre se daba uno de los mejores regalos, se dio a beber uno de sus peores venenos: la superstición. Usar su imaginación para inventar una dimensión habitada por dioses que eran los que manejaban el universo, creer que ese dimensión es real, y lo peor de todo obligar a otros hombres a creer en ello ha sido devastador. Pero eso será tema de otro artículo: los errores de la ficción.

Solo queda agregar un punto más: este conocimiento no era público, era de uso exclusivo de un selecto grupo de personas, y que lo usaban básicamente para controlar el resto: los sacerdotes. Hoy en día, parece que el paradigma es que la información es para todos, y el generar conocimiento es una actividad donde participamos todos.

En la próxima entrega volveremos a tomar la concepción del tiempo como punto de referencia para obtener y procesar información, pero mientras y para reflexionar:

-¿Qué otra herramienta, que no sea Internet, es la que usamos para obtener información?
-¿Y que conocimiento se genera con esa información?

Y para los que les guste viajar sin moverse de su casa usando el Google Map: la localización de Stonehenge:
https://www.google.es/maps/place/Stonehenge/@51.178882,-1.826216,17z/data=!3m1!4b1!4m2!3m1!1s0x0:0x979170e2bcd3d2dd

Y para los que les guste profundizar más en el tema antropológico de Stonehenge, la página oficial de este monumento:
http://www.english-heritage.org.uk/daysout/properties/stonehenge/#

----

Por: Sergio Montes*, This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.
MUNDO DIGITAL
*El autor es matemático. Reside en Madrid, España.

Hits: 761

Licencia

Creative Commons License El contenido de la web está bajo licencia Creative Commons. Eres libre de copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra. No puedes utilizar esta obra para fines comerciales. Si alteras, transformas o creas una obra a partir de esta obra, solo podrás distribuir la obra resultante bajo una licencia igual a ésta. Debes reconocer la autoría de la obra en los términos especificados por el propio autor o licenciante mediante un enlace a este Sitio. 

<a href="http://www.eveliux.com/mx/"> Eveliux.com </a>